top of page
  • Foto del escritorEsther Ramos

DECORACIÓN DEL VARILLAJE DEL ABANICO

La decoración del varillaje es uno de los trabajos que más majestuosidad imparten al abanico.



EL CALADOR


En mi visita a Aldaia en noviembre 2021 tuve el privilegio de visitar el taller del calador José Ramón Martínez. José aprendió su oficio actual de su tío José y de su padre, Juan. José Ramón me contaba cómo de niño enredaba en el taller mientras su padre y su tío estaban entretenidos con el trabajo, “la faena" como dicen los artesanos.



Calador Jose Ramon Martinez en su taller


Quien les conoce de aquel entonces cuentan lo estructurado que era el trabajo en el taller: uno iba colocando las varillas en el preparador, el siguiente las recibía listas para calar y el tercero pulía las varillas caladas dándoles el acabado perfecto. Y así durante todo el día.


José Ramón trabajaba en una fábrica que había en su pueblo, Aldaia. Con la crisis del 2008 la empresa cerró. Nuestro futuro calador invirtió el tiempo de desempleado en formarse en el ámbito de la Economía. Paralelamente pasaba tiempo ayudando a su padre en el taller. Al poco de acabar sus cursos, su padre se jubiló. Es entonces cuando José Ramón se dio cuenta de que a él lo que realmente le gustaba era la actividad en el taller y además, por qué no decirlo... ¡se le da tremendamente bien!


A partir de entonces José Ramón quedó al mando de la pequeña empresa familiar.



Nuestro artesano me estuvo mostrando y explicando con gran detalle el funcionamiento de todas aquellas máquinas y el proceso de elaboración del calado a serreta del varillaje.


Al final del artículo encuentas el VIDEO de nuestro encuento.



ELABORACIÓN DEL CALADO DE LAS VARILLAS



Libros (Bücher) - Gesegte Holzblöcke

Para la elaboración del calado el material llega al calador de la fábrica de varillajes. Los paquetes de varillas que trabaja el calador proceden todos de un mismo trozo de madera que se corta formando libros. A las piezas del libro se les da la forma de varillas.


Si se decide dar tonalidad al varillaje este es el momento en el que se utilizan tintes o barnices para modificar el color de la madera: tono cerezo, avellana, etc. El varillaje se tiñe en su estado crudo, antes de ser manipulado.





El proceso de elaboración del calado del abanico se desarrolla como sigue:


1. Disposición en el preparador.

Las varillas ("varetas" como se llaman en valenciano) se numeran y se ordenan en el preparador.


El PREPARADOR. Una nueva herramienta de trabajo para mí. Consiste en una tabla con varias separaciones en forma de cuña. Recuerda un xilófono. En los espacios entre las cuñas se escampan (esparcen, disponen) las varillas. En cada espacio se pueden introducir 8, 10 y hasta 15 varillas, dependiendo del grosor de las mismas. Los espacios van numerados para saber qué calado lleva cada varilla. Si no se numerasen unos y otros el diseño estaría desordenado. Así que de un preparador pueden salir hasta 10 abanicos de una vez. Al cortar las varillas en bloque todas van a tener el mismo diseño. Si nos fijamos, los calados suelen tener un dibujo simétrico. Para conseguir esto el calador gira las varillas alternándolas, una para un lado otra para el otro.


Preparador de abanicos para ordenar varillas

2. La plantilla (o varilla de muestra)


Se prepara la plantilla. Esto es una varilla con un diseño concreto que va a marcar el diseño del calado.





La plantilla se une al grupo de varillas a cortar sujetándolas con un hilo.


3. Perforación en el torno.


En el torno se perforan unas incisiones en los huecos del calado para poder introducir la fina sierra.


4. Calado.



Con las varillas en bloque y perforadas se pasa a la reina del lugar: la caladora. La fina sierra se pasa por las perforaciones hechas anteriormente. Ahora se cortan las varillas según el motivo de la plantilla.




Si estamos realizando un diseño simétrico es ahora el momento de voltear las varillas que giramos al principio. Así tendremos nuestro diseño como un espejo.


TIPOS DE CALADO

Algunos calados son como un espejo. Una varilla se gira y su dibujo queda simétrico a la de su compañera. Se llama calado encarado.


Hay diseños en los que cada varilla es diferente. Se denominan calado escampado.



Calado encarado - las varillas son iguales y están dispuestas como en un espejo


calado escampado - el dibujo de cada varilla es diferente

​Calado encarado

Calado escampado




BURILADO DE LAS VARILLAS


Cada parte del abanico es realizado por un artesano. En la realización de una pieza pueden llegar a trabajar hasta 12 personas. A veces la misma persona realiza varios pasos en la fabricación del abanico.



Abanico con varillaje burilado

Nuestro calador también realiza el trabajo de burilado del abanico. Esto es la decoración del varillaje mediante el tallado o grabado de la madera.


José cuida mucho el detalle y trabaja sus creaciones meticulosamente.


Antes de ocuparse del varillaje pone a punto sus herramientas. Pone una gota de aceite en una placa de afilado y afila la gubia, la cual le ayudará a realizar el diseño en la madera.


La primera gubia es afilada y es la que burila. Después se usa otra gubia más redondita para pasarlo de gubia, esto es volver a repasar las incisiones para dar relieve al diseño.


Al artesano que graba o burila la madera se le conoce como ADORNADOR





PULIDO DE LAS VARILLAS


Una vez lista la decoración del varillaje se pasa a pulir las varillas. Una por una. Esto limará imperfecciones y dará una textura muy agradable a la madera.



El trabajo del calador es probablemente uno de los que más precisión requiere a la hora de decorar el abanico.


En el taller de José Manuel se elaboran desde hace 66 años algunos de los más bellos calados que pueden encontrarse en abanicos españoles. Su tío José comenzó con la actividad en 1956. Dos años más tarde se le unió el hermano de éste y padre de José Ramón, Juan.





EL MAQUEADOR



abanico con varillaje de hueso maqueado de principios del siglo XX

Existe otro artesano más que se encarga de pintar el adorno o burilado del abanico: el maqueador. El trabajo requiere tener buen pulso para que el trabajo de filigrana quede impecable.

El oficio de maqueador ha desaparecido. Hoy en día se encargan de realizarlo algunos pintores de abanicos. No obstante no suelen conseguir la perfección de los maqueadores de antaño.







MÉTODOS PARA REALIZAR EL CALADO

Existen tres métodos para el corte del calado:

1. CON CALADORA, A SIERRA El calado de un abanico se hacía originalmente a mano, ayudado de una serreta. Esta técnica se sigue empleando hasta el día de hoy. Este método es un valor añadido al abanico, ya que representa el auténtico trabajo manual que requiere gran habilidad en su ejecución. 2. CON TROQUEL Para una producción más rápida se empezó a usar el troquel para hacer los calados. 3. A LÁSER La técnica del láser es la más novedosa. Ofrece gran perfección en el acabado del calado. Permite realizar diseños con gran detalle. La configuración del diseño en el programa de la computadora es lo que más trabajo requiere en esta técnica es. Una vez conseguido tan sólo hay que tocar una tecla: enter.


Como vemos, la tecnología llega también a las artes menores. Para las dos últimas técnicas no es necesariamente imprescindible un maestro abaniquero. El usuario será quien haga valer sus prioridades.




La decoración del varillaje del abanico se viene realizando de forma tradicional en Aldaia y alrededores desde hace años. Son pocos los caladores que siguen practicando la técnica manual. Cada vez es mayor la utilización de maquinaria para calar las piezas, lo cual abarata costes y acelera el proceso de producción.




En el siguiente vídeo te llevo al taller de José Ramón. ¡Haz click para verlo!




87 visualizaciones0 comentarios

Comments


KATEGORIEN

bottom of page